Denominación de Origen Calificada Rioja

¿Qué es la Denominación de Origen Calificada Rioja?

In La Rioja by Fatima Cimadevilla3 Comments

El prestigio internacional de la llamada Denominación de Origen Rioja se ha ido gestando a lo largo de los años. Siendo una de las primeras que nació en España, su calidad es conocida como garantía de excelencia.

La evaluación conocida como Denominación de Origen Calificada (DOCa) no solo es una de las primeras en nacer sino, además, supone un auténtico sello de calidad de prestigio internacional. Significa que el vino español que está reconocido por esa valoración debe haber sido fabricado respondiendo a unos controles mucho mayores que otros. Como es, por ejemplo, el hecho de que toda la producción de caldos que se ampara bajo esa DO se debe vender embotellada, y no a granel.

En la DO Rioja no sólo pesa la antigüedad y la experiencia en el saber hacer, sino que los VINOS que se amparan bajo este paraguas deben, además, responder a una de las reglamentaciones más estrictas en lo que a producción de vino se refiere.

Una firme garantía de que la adquisición de una de sus botellas responderá a la calidad esperada.

LOCALIDADES QUE INTEGRAN LA DENOMINACIÓN DE ORIGEN RIOJA

Parte de la particularidad y la tradición que aporta esta marca propia que simboliza Rioja, se debe al enclave privilegiado en el que se encuentra y que permite obtener una producción excelente. Localizada en el norte de España, en la parte alta del río Ebro, se ha convertido en un entorno agradecido a las numerosas horas de sol, las lluvias y al clima benigno para el desarrollo de una uva con personalidad propia.

Diversidad meteorológica y de suelos que nutren unos viñedos de renombre que se extienden a lo largo de tres zonas bien diferenciadas: Rioja Alta, Baja y Alavesa.

denominacion origen la rioja

La Rioja Alavesa, al noroeste de la región, forma parte del País Vasco y en ella predomina el clima atlántico. Sus suelos calcáreos, que albergan viñedos en parcelas, terrazas o pendientes, aportan a los amantes de caldos finos y elegantes. Contrastan con la fuerza de La Rioja Baja, al este de Logroño, donde un clima más extremo y una menor pluviosidad, ven crecer en sus viñedos (a lo largo de la orilla sur del Ebro) la predominación de uvas como la Garnacha y el Graciano.

Pero destaca sobre todo La Rioja Alta, al oeste de Logroño, en la ribera norte del río Ebro, y que, conocida como el corazón de la Rioja, dio origen a bodegas históricas. Sus viñedos en suelos arcillosos y calizos tienen una clara influencia atlántica.

En todas ellas destaca la variedad de uvas que ha dado origen a caldos convertidos en referentes en todo el mundo. Variedades autóctonas con personalidad asentada y a las que se han ido sumando otras nuevas que han servido para aportar pluralidad a esta Denominación de Origen.

LAS VARIEDADES TRADICIONALES APROBADAS POR EL CONSEJO REGULADOR

Las variedades tradicionales que autorizó el Consejo Regulador de la DOCa Rioja en 1925 fueron siete, cuatro tintas y tres blancas: Graciano, Garnacha (tinta y blanca), Tempranillo, Macabeo, Malvasía y Mazuelo. Años después, en 2007, se autorizó la incorporación de nueve nuevas variedades; entre ellas Maturana (tinta, parda y blanca), Chardonnay, Sauvignon Blanc y Verdejo. Aunque, eso sí, solo se pueden plantar en sustitución de arranques, para no incrementar la masa vegetal de la Denominación.

Estas agregaciones buscaban recuperar el patrimonio vitícola riojano e incrementar su competitividad en el mercado internacional. Por ello, en ciertas ocasiones, el Consejo Regulador ha autorizado ciertos caldos “experimentales”, siempre que se especifique en la etiqueta y se comercialicen bajo esa denominación.

Haro, Ciudad del Vino

El Consejo Regulador que se encarga de velar por la DO busca siempre el respeto a la forma tradicional de elaboración de los vinos de Rioja. De tal manera que la fabricación se adecue el porcentaje de uva del que debe estar dotado. Así, en el caso de los tintos elaborados con uva desgranada, debe emplearse, como mínimo, un 95% de uva de las variedades Tempranillo, Garnacha tinta, Graciano, Mazuelo y Maturana tinta.

Además, es importante que también se controla que estén elaborados de la misma manera: maceración carbónica y eliminación del raspón del racimo antes de la fermentación en el caso de los tintos, usando la uva entera en la escurridora en el de los vinos blancos (eliminado los raspones y los hollejos) o con la escurridora y decantación del mosto del rosado antes de su fermentación.

Un cuidado y un mimo que han logrado a lo largo de los años, y gracias a su calidad y sabor, convertir a La Rioja en una de las zonas vinícolas primordiales y de referencia para los amantes del vino.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail