Guía rapida para el maridaje con vinos de La Rioja

Guía rapida para el maridaje con vinos de La Rioja

In Sobre el vinoby Fatima Cimadevilla

No hay amante del vino que se precie al que no le preocupe saber cómo maridar correctamente. Algo que, lejos de ser accesorio, puede convertirse en auténtica clave para saborear plenamente tanto un caldo como un plato. Una razón de peso para prestarle al maridaje con vinos la atención que merece.

Como hemos comentado ya en muchas ocasiones, el maridaje perfecto no es una verdad universal. No cabe duda que conocer los consejos para maridar con vino pueden ayudarnos a saber cuáles son, potencialmente, las mejores combinaciones. Cuáles son los aromas o sabores que forman ese tándem perfecto que queremos disfrutar en el paladar. Pero, más allá de la teoría, no nos confundamos. Muchas veces, conocer a fondo los matices de cada tipo de uva es la mejor guía posible para disfrutar de un maridaje.

Así y para acertar con esas combinaciones en las que gastronomía y vino se conjugan, nada como conocer a fondo la personalidad de las uvas de La Rioja. Una auténtica apuesta por saborear intensamente cada nota. Pero, también, la mejor manera de descubrir todavía más a fondo el sabor de nuestra tierra.

Veamos con detenimiento algunas de las uvas más relevantes, y cuáles son sus mejores acompañantes.

Guía rápida para maridar con vino tempranillo

Uva Tempranillo

Una de las uvas más representativas de La Rioja. No solo es una variedad autóctona de nuestra tierra. Además, supone la uva más característica en los caldos que corresponden a la Denominación de Origen Calificada Rioja. Por sus características, los vinos en los que la uva Tempranillo es protagonista son perfectos para carnes rojas, carnes de caza, carnes blancas, asados y quesos potentes, como los curados y los azules.

Pero no son los únicos aliados del sabor de estos caldos. También casan a la perfección con pastas e, incluso, pizzas.

Uva Garnacha tinta

Por su carácter, la uva Garnacha es perfecta para crear vinos elegantes y ricos en fruta. No en vano hablamos de la variedad de uva con mayor superficie de cultivo del mundo del vino pero, también, de La Rioja. Pero, de entre sus variedades, fijémonos en la tinta. En una uva que suele acompañar al Tempranillo para dar lugar a caldos refrescantes complejos.

Su personalidad es perfecta para acompañar pescados de sabor fuerte, carnes asadas de cordero o carnes rojas a la barbacoa.

Uva Viura

La variedad de uva blanca más cultivada en La Rioja. Una que aporta a los caldos notas afrutadas y un buen grado de acidez. Dos aspectos que convierten los vinos elaborados con ellas es ideales para aperitivos con embutidos y quesos, primeros platos como arroces o pastas; y segundos en los que la propuesta son carnes blancas o pescados.

Es tal su riqueza que podemos acompañarnos de él, incluso, hasta en el postre.

Uva Graciano

Una de las uvas más singulares del viñedo de Carlos Serres. Autóctona de nuestra tierra, es responsable de otorgar colores intensos a los caldos en los que se encuentra presente. Dado que es una uva de bajo rendimiento, se suele asociar con otras como el Tempranillo.

Por su personalidad, es compañera ideal de platos en los que las aves de caza predominan, carnes de ibérico o, incluso, pescados grasos como la merluza.

Uva Mazuelo

Una uva que ocupa un lugar secundario en las composiciones de los caldos pero no por eso es menos importante para su sabor final. Independientemente de las uvas que le acompañen, suele ser perfecta para carnes, embutidos y quesos.