Regiones vitivinícolas de Europa

Países y regiones vitivinícolas de Europa

In Sobre el vino by Fatima CimadevillaDejar un comentario

La riqueza del suelo y la variedad de climas convierten en riqueza muchos de los países y regiones vitivinícolas de Europa. Unas zonas del Viejo Continente que son auténticas privilegiadas y que, además, han encontrado en sus terruños una fuente única para transformar la personalidad de sus suelos en caldos de relevancia mundial.

Y es que, y a pesar de la diversidad de regiones vitivinícolas del mundo, lo cierto es que Europa condensa en proporción el mayor número de países productores de caldos del Planeta. Un hecho que responde, en gran medida, a su situación geográfica con todo lo que conlleva a nivel climático.

Ya sea por calidad o cantidad, Europa cuenta con ese buen número de regiones vitivinícolas que mencionamos y que no pueden faltar ni en el esquema mental de cualquier aficionado al vino ni en su paladar. Una auténtica manera de descubrir el territorio europeo con todas sus peculiaridades de sabores y aromas a través de la diversidad de sus caldos (que varían sustancialmente en cualidades según su zona de origen).

PAÍSES VITIVINÍCOLAS DE EUROPA

Historia, tradición y presente se conjugan en esas zonas vitivinícolas de Europa bendecidas con la gracia de poder convertir sus vides en vinos con personalidad. Un trío de ases que se traduce no solo en un buen número de etiquetas sino, también, en una cultura de vino asentada como parte del carácter de las sociedades de estas zonas productoras.

Francia

El que ha sido durante muchos años el mayor productor y exportador mundial de vino. Si algo no se le puede negar a Francia es su peso específico en el contexto vitivinícola mundial, no solo por sus siglos de historia sino también por la riqueza de zonas dedicadas en cuerpo y alma al vino. Y es que es relevante saber que más de un 20% del territorio francés está dedicado al cultivo de la vid. Un porcentaje que habla por sí solo de la tradición del país galo y que da viva cuenta de su esfuerzo por convertir la calidad de su terruño en vinos de relevancia mundial.

Regiones vitivinícolas de Francia
Dentro del contexto francés, son varias las zonas vitivinícolas que destacan en su geografía compitiendo incluso entre sí por despuntar. Y, sin duda, la competición está reñida ya que la lista de regiones dedicadas al vino es extensa a pesar de su territorio: Burdeos, Borgoña, Champagne, Ródano, Alsacia y el Valle del Loira cuentan con el beneplácito de ser (cada una en su estilo) zonas vitivinícolas destacadas.

La disparidad de los climas de estas zonas vitivinícolas abre sustancialmente el abanico de variedades de uvas plantadas. Tanto que uvas tintas (como Cabernet Sauvignon, Merlot y Pinot Noir) y blancas (Chardonnay, Sauvignon Blanc y Semillón) pintan el mapa de Francia de norte a sur.

Portugal

Aunque nuestro país vecino es conocido fundamentalmente por el vino de Oporto (de corte dulce y perfecto para el postre, con alto grado alcohólico), lo cierto es que no es la única área lusa de producción destacada. Vinho Verde, Douro, Alentejo, Carcavelos y Ritabejo vienen a engrosar las zonas vitivinícolas de un país que, si bien no tiene una elevada producción en volumen, confía en dos variedades fundamentalmente (Major Port y Alvarinho) para la elaboración de sus caldos.

Italia

El segundo mayor productor de vino del mundo, y el tercero en superficie de viñedos plantados. Algo que hace que el país esté, literalmente, plantado de arriba a abajo de vides que dan lugar a veinte regiones vitivinícolas en toda la extensión de su territorio.

Regiones vitivinícolas de Italia
Más allá de sus áreas más destacadas en producción (Piamonte, Véneto, Toscana, Apuglia, Sicilia o Cerdeña), es importante saber que Italia cuenta con varias marcas registradas que cuentan con el sello Italia (como el Prosecco o el Asti Spumante).

En cuanto a las favoritas en el país, Sangiovese y Trebbiano encabezan una extensa lista de variedades que aúnan uvas foráneas con otras tan propias como la uva Lambrusco.

Alemania

Conocido por sus vinos blancos aromáticos, Alemania ha ido ganando terreno paulatinamente en su producción de vino. Unos caldos que proceden de un pequeño puñado de regiones vitivinícolas (con Baden, Franken, Mosel, Hessische Bergstrasse y Württemberg) en los que se cultivan, fundamentalmente, variedades de uva Riesling y Müller-Thurgau.

España

De condiciones similares a las francesas en cuanto a la variedad de clima, España ha sabido ganarse su hueco en el ranking mundial del vino. Tanto es así que, a día de hoy, es el tercer productor de vino del Planeta y el país con mayor superficie de viñedos de la Unión Europea. Unas hectáreas de vides plantadas que representan nada menos que más del 30% del total de los viñedos de las zonas productoras del Viejo Continente.

Regiones vitivinícolas de España
Como vimos en otro post, la producción de vino en España por regiones también ofrece un extenso panorama de zonas vitivinícolas de relevancia. Unas en las que La Rioja y Ribera del Duero cuentan con los vinos de mayor reputación del país. Al igual que sucede con los vinos franceses, la variedad de la geografía española permite contar con un buen número de caldos de personalidades dispares y singulares.

En cuanto a las variedades de uva, el espectro se amplía más si cabe que en otros países vecinos. Y es que a las uvas importadas (como Pinot Noir o Syrah) se le suman las uvas autóctonas de nuestro país (como Pedro Ximénez).

 

Una radiografía, estos cinco países, de un continente en el que el peso del terruño forma parte de su pasado y su presente. Cinco maneras de entender el vino que conforman, todavía hoy, el conjunto geográfico de referencia del mundo.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Leave a Comment