Nuevas formas de brindar: cómo lo hacen en otros países

Nuevas formas de brindar: cómo lo hacen en otros países

In Vivir el vino by Fatima Cimadevilla

Brindar es uno de los símbolos internacionales de celebración. Un gesto común que no entiende de nacionalidades, y que tiene su propio ritual. Podríamos pensar que es el mismo para todos pero nada más lejos de la realidad. Curiosamente, brindar se hace de maneras bien distintas en distintos países del mundo. Y llega hasta tal punto la diferencia que lo que para unos resulta imprescindible en el gesto de brindar para otros es, simplemente, un gesto de mala educación.

Resulta curioso saber que el hecho de brindar es una de las herencias que disfrutamos de los años del vino en la Antigua Roma. Y es que a nuestros pasados romanos le debemos, según se cree, ese gesto de alzar las copas como parte de una celebración. Y es que, entonces, era común que en esas comilonas tan propias del mundo romano se alzaran las copas para hacerlas sonar. Sin embargo, el simbolismo era bien distinto: quién lo hacía buscaba, únicamente, que le sirvieran más vino. Un detalle distinto a nuestra concepción actual que, a pesar de todo, ha perdurado.

Anécdotas de la historia aparte, hoy queremos centrarnos en cómo se brinda en distintos países del mundo. Una manera de constatar hasta qué punto un gesto común puede ser distinto. Y una forma, también, de evitar problemas cuando nos encontremos más allá de nuestras fronteras y sus tradiciones.

Alemania

Los alemanes saben mucho de brindar pero, curiosamente, también tienen muchas normas para hacerlo. Para empezar, es imprescindible mantener contacto visual mientras se brinda y, forzosamente, las copas tienen que sonar en el momento de hacerlo. Hasta aquí, todo parece manejable. Pero tengamos en cuenta un par de cosas que pueden ser mal vistas en el país teutón. Nada de brindar por parejas formando una cruz, ni tampoco rellenar una copa hasta que esté completamente vacía.

El «grito de guerra» de un buen brindis siempre es proust.

Argentina

Son muchas las tradiciones de nuestra manera de brindar que se mantienen en el país de la Pampa. Desde la absoluta prohibición de brindar con una copa vacía a no hacerlo jamás con agua. Una herencia española que, todavía hoy, perdura en aquellas latitudes.

Formas de brindar en el mundo

China

En China, el brindis vulnera algunas de las normas de educación de muchos otros países. Las copas se deben llenar hasta el borde y es imperativo legal beberla completamente. Sin embargo, cuidado: nunca podremos alzar la copa por encima de la del anfitrión o de la cualquier persona mayor que haya en el grupo. De hacerlo, estaremos demostrando nuestra más absoluta descortesía.

Francia

Nuestros vecinos galos también son muy aficionados al brindis. Algo lógico, ya que además de ser cuna de vinos cuentan con importantes raíces romanas. Sin embargo, Francia también tiene sus propias normas para hacerlo. Al igual que los alemanes, es imprescindible mantener el contacto visual en el momento de brindar. Pero, más que en los gestos, las normas están en la cantidad de vino. Nunca se debe llenar una copa más allá de la mitad, ni beberla de un sorbo.

La palabra que acompaña al brindis es siempre un santé.

Georgia

Probablemente, una de las maneras de brindar más hermosas que existen. Y no porque el gesto en sí implique hacer muchas florituras sino, más bien, por lo que le acompaña. Como parte de la tradición del país, el brindis obliga a contar una historia antes de celebrarlo. Y no cualquier historia: más bien una que acabe dotando de protagonismo a la persona homenajeada.

La idea es, fundamentalmente, que cada participante cuente una historia. Una forma de competir por el relato más ocurrente o hermoso. A tanto llega la cosa que hay gente especializada en ello que se gana la vida amenizando las veladas con sus narraciones. ¡Increíble!

Maneras curiosas de brindar en el mundo

Hungría

En este país los brindis son silenciosos ¡y lo son hasta por ley! De hecho, hacer chocar las copas estuvo prohibido desde 1848 hasta 1998. La razón: les recordaba demasiado a las celebraciones austríacas con motivo de la victoria en una revuelta del siglo XIX. Una victoria que terminó con la vida de 13 mártires, y que fue vitoreada con brindis de cerveza.

Con vino, está mal visto todavía hoy. Con cerveza se considera, directamente, una ofensa.

Japón

La simbología del brindis en el país del sol naciente es una de las más especiales de todas. Un brindis entre amigos es el mayor gesto de lealtad posible. Por eso, la persona que lo propone debe ser la encargada también de llenar los vasos de las personas que participan en él.

Si queremos brindar correctamente, tendremos que decir kan-pai. Que no se nos ocurra ni por lo más remoto decir nuestro clásico «chin chin»: en japonés, esto suena sospechosamente parecido a la palabra pene.

Irlanda

Su fama de bebedores podría deberse, en parte, a su ritual en lo que respecta al brindis. La persona que decide encabezarlo es responsable de invitar una ronda a todos sus amigos contando, lógicamente, con que todos ellos le devuelvan el gesto.

La palabra de celebración gaélica es Sláinte.

Rusia

El brindis es obligatorio antes de cada ronda. Y no solo eso: como parte del ritual, hemos de contar una anécdota. La parte más complicada de brindar en Rusia es que se nos obligará a bebernos, íntegramente, el contenido de la copa. Y, para ser educados, lanzarla una vez terminado el trago.

Así que si escuchas Vashe zdorovie ponte a cubierto: lo siguiente será ver volar la cristalería.