La importancia del aroma en la cata de vinos

Concursos de vinos, todos sus secretos

In Carlos Serres Bodegas by Fatima Cimadevilla

Los concursos de vinos despiertan expectación pero, también, muchísima curiosidad. Por un lado, porque suponen un auténtico tribunal de expertos capaces de ir más allá de lo que el común de los mortales es capaz de descubrir en una copa de vino. Por otro, porque comprender sus singular funcionamiento es algo que a todo apasionado al mundo de los caldos le gustaría descubrir de forma pormenorizada. Y es que son, precisamente, estos certámenes los que encumbran un buen número de vinos pero, también, los que ponen en valor el trabajo y el mimo con el que las distintas bodegas reconocidas trabajan día a día.

Inevitablemente, surge la pregunta. Si debemos guiarnos por las puntuaciones y premios para escoger un vino o no suele ser duda recurrente entre los amantes de los caldos. Y, más allá de cualquier preferencia personal o gusto, está claro que los distintos concursos de vino son una auténtica garantía de calidad. Una manera de certificar que, más allá de nuestras inclinaciones como amantes del vino, el caldo que tenemos ante nosotros reúne todas esas particularidades que hacen de él uno especial con respecto a todos los demás.

Comprendamos, pues, cuál es el funcionamiento de los concursos de vinos. O, mejor dicho, cómo se otorgan esas distinciones que marcan la diferencia entre un caldo y otro.

CUÁL ES LA DINÁMICA DE LOS CONCURSOS DE VINOS

Los concursos de vinos están formados por un amplio abanico de profesionales expertos en la materia. Un aspecto que llama poderosamente la atención de los ajenos, ya que es habitual pensar que solo alguien con formación y experiencia de sumiller puede valorar correctamente los distintos caldos. Sin embargo, no son los únicos profesionales del mundo del vino involucrados en puntuarlos. En los concursos de vinos, periodistas y enólogos también forman parte de ese jurado selecto que distingue la personalidad de un determinado caldo con respecto a las demás.

El retrogusto en la cata de vino

Además de esto, la dinámica de cata también tiene sus particularidades. Por un lado, en aquellos certámenes en los que se cuenta con un buen número de candidatos no todos los integrantes del jurado catan todos los vinos. Lo habitual es que éstos se distribuyan en distintas mesas de examinadores, estableciendo un máximo de catas diarias. La razón: no desvirtuar, por cansancio o por exposición a distintos caldos, la capacidad de análisis y juicio.

La forma en la que se conceden los puntos tiene sus particularidades en función del certamen pero suele estar estandarizada para lograr una mayor equidad entre unos concursos y otros. Los jurados catan a ciegas, valorando sus percepciones en lo que a vista, olfato y boca se refiere. Obviamente, no conocen el nombre del vino en cuestión. Pero tampoco otros detalles que podrían suponer una pista, como el país de procedencia o la región productora de vino de la que es originario. En realidad, solo hay un apunte informativo que sí obra en su poder: la añada.

Por qué nos gusta el vino

Salvo discrepancias importantes en la puntuación de los distintos jurados de un determinado caldo, esta cata a ciegas le otorga una valoración definitiva. Una que se considera el resultado sin duda ni alegato de un determinado vino.

LOS VINOS DE BODEGAS CARLOS SERRES, RECONOCIDOS EN LOS CONCURSOS DE VINOS

La tradición de Carlos Serres y su compromiso con la tierra que imprime carácter a sus caldos también ha sido reconocida por diversos concursos de vinos. Una forma de poner en valor el trabajo que, día a día, se lleva a cabo en nuestras bodegas.

Serie completa de botellas Carlos Serres 2019
Descubre nuestra gama de vinos y caldos reconocidos aquí

El último reconocimiento: el del Concurso Mundial Tempranillo 2019. Un certamen que ha sabido reconocer con la Gran Medalla de Oro a nuestro Carlos Serres Reserva de 2014. Pero no se trata del único vino que, este mismo certamen celebrado en Bruselas, se ha alzado con un reconocimiento: también Carlos Serres Crianza de 2016 y Carlos Serres Gran Reserva 2011 han resultado destacados con el Oro de la edición.