Cómo descorchar una botella de vino correctamente

¿Cómo descorchar una botella de vino correctamente?

In Vivir el vinoby Fatima Cimadevilla

Por más que nos parezca secundario, el momento de descorchar una botella de vino es fundamental. Hablamos de uno de los pasos decisivos para poder disfrutar correctamente de un caldo. Algo que suele pasar desapercibido para quienes se inician en el mundo de los caldos, y que es un auténtico ritual para quienes ya se han adentrado en él.

De la misma manera que hay palabras en el vino que no significan lo que creías, hay ciertas acciones que por triviales que nos resulten hemos de hacer con sumo mimo. Y, sin lugar a dudas, cómo descorchar una botella de vino correctamente es la primera de ellas. Una tarea que, además, suele venir acompañada de cierto pánico escénico. ¿Y si se rompe el corcho?, ¿y si acaba dentro del vino y estropea su sabor? ¿Y si, simplemente, se queda atascado y no podemos sacarlo de ninguna manera? No lo niegues: son preguntas que, en alguna ocasión, te han asaltado al descorchar una botella de vino. Y no te lo negamos: son dudas más que habituales.

Precisamente para despejar esas dudas, hoy queremos ver cómo descorchar una botella de vino correctamente. Unos pasos sencillos de seguir y en los que, sin duda, las herramientas que utilicemos serán clave.

LA IMPORTANCIA DEL SACACORCHOS QUE ESCOJAMOS

El sacacorchos es, sin lugar a dudas, uno de los accesorios indispensables de cualquier vinoteca. Una herramienta con una increíble solera que, además, se presenta en un más que amplio abanico de opciones. Y no: no es únicamente una cuestión de estética o de diseño. La variedad de sacacorchos que podemos encontrar no busca más que facilitarnos descorchar una botella de vino. Y, según su morfología, podremos valernos de unas u otras ventajas.

La importancia del sacacorchos para abrir una botella de vino correctamente

Está claro que conocer los tipos de sacacorchos que existen nos permitirá elegir el ideal según nuestra pericia. Es la destreza, precisamente, la que nos marcará la pauta de cuál es el sacacorchos ideal para nosotros. Y es que, más allá de que uno u otro pueda parecernos más atractivo, no nos engañemos: la elección del sacacorchos debe responder a nuestra maña. Porque, de entre todas las opciones existentes para este accesorio, hay algunos más sencillos que usar que otros.

CON QUÉ NO DESCORCHAR UNA BUENA BOTELLA DE VINO

Seguro que, en alguna ocasión, te has visto en la situación. Tener uno o varios invitados, un momento de ocio para compartir y una botella de vino. Todo suena perfecto hasta que descubres que el sacacorchos ha desaparecido. Y que por más que revuelves todos los cajones de la cocina una y otra vez, no hay manera humana de encontrar el bendito accesorio.

Entonces surge la eterna pregunta: y ahora ¿qué hacemos? Un interrogante que suele estar seguido de las más dispares opciones para abrir una botella de vino. Unas que tienen mucho de creatividad, otro tanto de imaginación y mucho de tutorial de YouTube que, probablemente, acabarán estropeando nuestro vino.

El abanico de opciones es tan sorprendente como amplio. El lo más alto del top ten: quienes se la juegan a abrir una botella con un cuchillo. Una tarea nada sencilla que implica tener pulso y habilidad para ser capaces de atravesar con el filo del cubierto el corcho por la mitad. Y si eso ya puede resultar complicado, la cosa no ha hecho más que empezar. A esa tarea le seguirá ser capaces de ejercer la fuerza suficiente como para girar el corcho hasta lograr sacarlo de la botella. ¡Ahí es nada!

Cómo no descorchar una botella de vino

Pero Internet es un pozo inagotable de ideas peregrinas y, por eso, el ingenio del cuchillo se queda en pañales comparado con otra manera de abrir botellas de vino que deja ojiplático a cualquiera. Y es que la propuesta es cuanto menos arriesgada. La cosa consiste en colocar la base de la botella en el talón de uno de nuestros zapatos. Sí, has leído bien. Y si esto ya es variopinto, no lo es menos el método que se propone. Que no es otro que sostener el cuello de la botella con una mano, y golpear la suela del zapato contra una superficie firme. La intención es que, gracias a cada impacto, sea el propio vino y el aire presente dentro de la botella quienes empujen el corcho hacia fuera. No apto para impacientes ni para quienes no son capaces de controlar su fuerza.

Está claro: antes de optar por cualquier propuesta con dudoso resultado, nada como el método de toda la vida. O, dicho de otra manera: nada como probar suerte con nuestro vecindario hasta que un alma cándida nos preste el sacacorchos. Seguro que es mucho más efectivo que ponernos a hacer originalidades.

CONSEJOS PARA DESCORCHAR UNA BOTELLA DE VINO CORRECTAMENTE

Y ahora es momento de saber cómo descorchar una botella de vino correctamente paso a paso. La única manera de abrir, en tiempo y en forma, ese caldo del que solo nos separa un corcho.

  1. Con la botella en posición vertical, retiramos la cápsula que envuelve el cuello de la botella.
  2. Con el corcho limpio, introducimos el sacacorchos presionándolo ligeramente y girándolo simultáneamente
  3. Sacar el corcho tirando de él siempre de manera recta, sin olvidar para ello apoyar la botella en una superficie firme.
  4. Para sacar el corcho hay que ejercer una ligera presión de la botella contra la superficie en la que la estemos apoyando y tirar hacia arriba. Es importante que se haga de manera recta y sin movimientos bruscos.
  5. Tras extraer el corcho si el cuello de la botella presenta restos o impurezas hay que utilizar un paño limpio para eliminarlos y poder disfrutar del vino sin ninguno de ellos.