[layerslider id=”1″]
 

Bodegas Centenarias de Haro


Por sus características, Haro cuenta con la mayor concentración de bodegas centenarias del mundo entre las que se incluye la de Carlos Serres.

Un fenómeno que se inició en la segunda mitad del siglo XIX con la llegada del ferrocarril como alternativa a las clásicas caballerías para la distribución del vino, y que se vio respaldado por los bodegueros franceses que buscaban respuesta a la filoxera que asoló sus viñedos.

Así Carlos Serres, CVNE, Gómez Cruzado, Bodegas Bilbaínas y López de Heredia- Viña Tondonia son algunas de las bodegas centenarias que han sabido rebasar el siglo de vida, sumando tradición y modernidad tanto en sus instalaciones como en sus vinos.

Hoy en día, esa antigua estación que da nombre al barrio está cerrada y es únicamente un recuerdo de otros tiempos. Sin embargo, la permanencia en Haro de esas bodegas centenarias revalida el papel de la ciudad como epicentro vinícola de la región.

En el pasado pero también en el presente.